Noticiero del Beisbol de Grandes ligas

Noticiero del Beisbol de Grandes ligas
Comenzo la temporada del 2010

domingo, 12 de septiembre de 2010

Felix Hernandez en numeros.




Números Cy Young de Félix Hernández 

Por Johnette Howard 
Especial para ESPN.com 


Me encanta el béisbol. Y, como escritora, siempre me ha gustado la historia de la creación de Bill James: Un guardia nocturno de Kansas City autopublica sus profundas observaciones en algo llamado "The Baseball Abstract", es descubierto como solía suceder con los aspirantes a estrellas en los mostradores de refrescos, y emprende una carrera exitosa como autor best-seller, profeta/hereje, y, ahora, como alto consejero para los Medias Rojas de Boston. 

Pero como aficionada del deportes, nunca les presté demasiada atención a las escaramuzas entre el movimiento de los sabermétricos impulsado por James hace 30 años y los tradicionalistas quienes se quejan de que los numerólogos están matando el ritmo natural del juego. Pueden matarse discutiendo, yo solía pensar. 

Yo soy alérgica a las matemáticas. Hasta esta semana, si me venías con términos avanzados como WAR, VORP, RISP o WHIP, probablemente te hubiera contestado, "Yo también te quiero, te extraño, nos vemos, amigo", y luego hubiera salido corriendo. 

Pero eso fue A.F. -- o antes de Félix -- y antes de que llamara a Bill James, El mismísimo Hombre, ya que he estado siguiendo el ruidoso, blasfemo y creciente debate sobre si el as de los Marineros de Seattle, Félix Hernández, debería ganar el Cy Young este año, aunque termine ocho o nueve victorias detrás de CC Sabathia, de los Yankees de Nueva York , ganador de 19 juegos hasta la fecha. 

Algunos de los devotos a los numeritos defienden la causa de Félix y, contra todos los pronósticos, siento que finalmente me he tomado el Kool-Aid. Estoy con ellos. 

Sabathia sería el ganador perfecto del Cy Young. 

Pero no sería la mejor elección. Ese sería Hernández. 

Aunque su registro con el flojo conjunto de Marineros ahora sea de 11-10. 

Esto parece una locura, lo sé. Sólo para asegurarme de que no estaba loca, llamé a James el miércoles. Y claro que James tiene una opinión sobre la candidatura de Hernández. 

James está acostumbrado a explicarles estas cosas a los escépticos de las estadísticas o a los nuevos conversos como yo, quienes en su presencia comenzamos a confesar que nunca habíamos sentido la necesidad de saber que el disminuido rango defensivo de Miguel Tejada puede medirse en base a una fórmula sofisticada que incluye 64 zonas diferentes en el campo de juego. 

¿A quién se le ocurren estas cosas? ¿Por qué deberíamos creerlas? 

Cuando le dije que siempre había tenido una imagen mental de cientos de acólitos de Bill James sumidos en una carrera contra ellos mismos, trabajando febrilmente hasta altas horas de la noche para inventar alguna exótica estadística que sería su contribución inmortal al juego, James se rió y dijo, "Buennno, no son mis acólitos. Pero el resto de cierta manera sí es así. 

"¿Alguna vez leíste el libro sobre la construcción del Dreadnought?", preguntó James. "Fue el buque de guerra más grande y poderoso en los años anteriores a la Primera Guerra Mundial. Somos algo así. Todos estamos tratando de crear la estadística más grande y poderosa que lo explique todo. Es como reinventar la rueda. Yo mismo lo hago. Todos estamos tratando de reinventar maneras de ver lo mismo de siempre". 

Sí, pero las conclusiones que sacan los estadísticos suelen ser muy diferentes -- tanto que a veces sorprende. Hasta James reconoce que algunos análisis no son más que aburridos. 

Pero lo que James omitió modestamente es que algunos numerólogos son tan iluminadores y tienen tanta razón que han cambiado la forma en la que todos, desde los jugadores hasta los fans y los managers, piensan sobre el juego. Algunos numeritos decodifican patrones o descubren verdades que simplemente no conocíamos. 

Claro que la clásica broma es que después de leer demasiados análisis estás listo para un psicoanálisis. 

Así es el caso contraintuitivo para la candidatura Cy Young de Hernández. 

El argumento pro Hernández desafía la vieja creencia de que los lanzadores abridores deberían ser juzgados en base a triunfos y derrotas, como los mariscales de campo en el fútbol americano. 

Nunca nadie ha ganado el Cy Young en la Liga Nacional o la Liga Americana con menos de 15 victorias. 

Pero cuando Tim Lincecum (15), de San Francisco, y Zack Greinke (16), de Kansas City, ganaron este premio el año pasado a pesar de que hubo otros pitchers con más victorias, quedó en claro cuánto más peso tienen hoy en día los sabermétricos en el juego. 

Su argumento de que las victorias son una medida "sobrevalorada" para evaluar a un lanzador ha ganado seguidores. En su conferencia telefónica posterior a la victoria, Greinke habló sobre el FIP (Fielding Independent Pitching). Lincecum dijo que lo que más le importa es su WHIP. 

Aún así, si los fanáticos de las estadísticas logran que Hernández gane su primer Cy Young con más numeritos y estadísticas sofisticadas, sería su máximo logro. 

Porque quienes abogan por el Rey Félix deben convencer a los votantes de que ignoren las victorias más que nunca y valoren cosas como éstas: Después de la victoria del domingo, Hernández quedó primero en la Americana en entradas lanzadas (219.1), ponches (209) y aperturas de calidad (27), y quedó empatado en primer lugar en número de aperturas (30). Estaba segundo en efectividad (2.30) y tercero en promedio de bateo de sus oponentes (.219). 

¿Todavía no estás impresionado? 

El argumento más avanzado es que Hernández encabeza o bien se encuentra en lo más alto de la Liga Americana en todas las estadísticas sabermétricas más significativas: primero en WAR para pitchers (5.7), primero en +WPA (16.67), primero en Adjusted Pitching Wins (4.3), primero en OPS contrario (.597), segundo en Adjusted ERA+ (176), tercero en FIP (2.96), tercero en xFIP (3.25), tercero en WHIP (1.09). 

Los Marineros, por lejos el peor conjunto ofensivo de la liga, están promediando 3.32 carreras por juego cuando lanza Hernández, el segundo peor apoyo recibido entre los abridores de la Liga Americana. En sus 10 derrotas anotaron apenas 10 carreras. Sabathia, por otra parte, ha tenido 24 aperturas en las que los Yankees anotaron cuatro carreras o más, y 18 de sus 19 victorias llegaron en estos juegos, más una derrota y cinco partidos sin decisión. 

Pero también está esto: Hernández, de 24 años, también gana la prueba ocular muy poco científica de mucha gente. Después de ver a Hernández controlar a los Yankees el pasado mes de septiembre, el mismo Sabathia dijo haberle comentado a su compañero Andy Pettitte, "Si yo tuviera un voto, votaría por Hernández. Para mí, él es el mejor pitcher de la liga". 

Este año, Hernández se fue de 3-0 contra los Yankees con efectividad de 0.35. 

James dice que los últimos dos años combinados de Hernández se comparan con las grandes campañas de 1962-63 de Don Drysdale. 

En conjunto, Hernández tiene un argumento muy convincente. Algunos de los seguidores de Hernández han llegado a decir que sería una injusticia que Hernández sea pasado por alto para el Cy Young por segundo año consecutivo. 

Entonces, ¿qué piensa James de todo esto? 

"Bueno, yo soy un gran fan de Greinke y aún así dije el año pasado que Hernández era el mejor lanzador de la liga", dice James. "Este año, no creo que vaya a tratarse de un rechazo al análisis estadístico si Sabathia llega a ganar el premio. Sabathia es un gran pitcher. 

"Pero si yo tuviera un voto, podría votar por Hernández cuando esto haya terminado, simplemente en base a la teoría de que sacando de juego el factor suerte lo máximo posible, tal vez vuelva a ser el mejor pitcher de la liga. Pero, ¿si creo que suficientes personas votarán por él? No". 

Aún así, El Hombre ha hablado. Todos los números no mienten. 

Otro apoyo para El Rey. 


Johnette Howard es una columnista colaboradora de ESPN.com y ESPNNewYork.com, y es autora de "The Rivals: Chris Evert vs. Martina Navratilova, Their Epic Duels and Extraordinary Friendship". 



----+++------